Este artículo tiene 138 vistas

Imprimir

Publicado en:

4 lecciones de emprendimiento que no te enseñan en la facultad

Sólo atreviéndote podrás realizar todo lo que te propongas y los médicos emprendedores saben mucho de eso.

business freedom concept courageous daring businessman flying off a cliff holding faith in balloons

Si después de mucho pensarlo aún no decides montar tu propio consultorio por miedo o por que no sabes qué es lo que podría pasar, tal vez necesites una pequeña orientación para que sepas si estás por decidir lo correcto.

Sólo atreviéndote podrás realizar todo lo que te propongas y los médicos emprendedores saben mucho de eso. Por eso, a continuación te presentamos cuatro pequeñas lecciones de emprendimiento que posiblemente no te enseñan en la facultad de medicina:

  • Ten por seguro que te equivocarás. Por lo general, es casi obligado que en algún momento de tu camino como emprendedor experimentarás alguna clase de fracaso, pero dependerá de ti si abandonas tu proyecto rápidamente o si decides continuar a pesar de las adversidades. Un verdadero emprendedor asimila el fracaso y sabe que es parte del proceso, mas no es el final. Lo mejor es aprender de él para mejorar.
  • Persiste y no te detengas. Cada día millones de personas tienen en mente ideas fabulosas, pero muy pocos se atreven a llevarlas a cabo. Pero de éstos, una buena parte decide no seguir adelante cuando deben resolver un problema. Sin importar cuál sea, recétate todos los días una dosis de persistencia.
  • Junta a las personas adecuadas. Al principio los emprendedores se dan cuenta que dentro de ellos existe una buena idea de negocio, sin embargo, ésta podría no realizarse si no se rodean de las personas adecuadas: empleados, pacientes o socios. Sin éstos tu idea de negocio difícilmente podrá funcionar.
  • El momento perfecto no existe. Pueden pasar muchos años y nunca te animarás a tomar la decisión de emprender. Si estás esperando el momento correcto para montar tu consultorio, quizás ese momento nunca llegue. En otras palabras, para emprender hay que arriesgar, sólo así comprenderás que es más importante entrar en acción que nunca hacer nada.
Recibe las noticias diarias del sector salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *